El despegue de la Alianza del Pacífico

Por Loreto Leyton el ago 7, 2017

Logo Alianza del Pacífico

A pesar de su relativa juventud, con apenas cinco años de vida, la Alianza del Pacífico ha desplegado un grado de madurez y compromiso con la integración económica- comercial que la han convertido en uno de los procesos de integración más atractivos en el mundo. A la fecha, 52 países han solicitado ser “observadores”, incluyendo China, EE.UU. y Canadá, entre muchos otros.

En efecto, la reciente XII Cumbre de Líderes de la Alianza, celebrada en Cali los últimos días de junio pasado, dio cuenta de cómo la integración en esta parte del mundo avanza sin pausa. A la exitosa agenda de trabajo desarrollada hasta ahora, eminentemente en lo comercial, se ha comenzado a trabajar en una agenda para lograr la integración financiera de la AP, agenda que ha sido impulsada por Chile durante este último año, en que tuvo la Presidencia Pro Témpore de ésta.

Marca un hito la creación de un grupo público-privado para el tratamiento de estas materias, constituido por reguladores y expertos apuntados tanto por el sector público como privado de los países (este último representado por el Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico (CEAP)).

Esto marca una nueva etapa, en temas que tradicionalmente han sido más complejos de negociar. La idea ha sido comenzar por aquellos productos más concretos y “sencillos” de desarrollar. En particular, los países se encuentran avanzando en la creación de un Pasaporte de Fondos de la Alianza del Pacífico, con el apoyo de la experiencia y know how de los países asiáticos que ya cuentan con un pasaporte, llamado “Asia Region Funds Passport. Asimismo, se han registrado avances tendientes a lograr que la inversión extranjera de los fondos de pensiones de los países de la Alianza en los mercados de la Alianza sea tratada como local.

Por su parte, en el ámbito bancario y entre otras materias, el sector privado ha lanzado un plan piloto para la emisión de boletas de garantía entre Chile y Perú, el cual facilite y contribuya a reducir costos para los exportadores de servicios entre ambos países, piloto que sería extensible a los demás.

Aparte del inicio de esta nueva etapa de negociaciones, la Alianza como un todo, también ha avanzado,  teniendo puentes con toda la Cuenca del Pacífico a través de la creación del status de “Estado Asociado” que permitirá que algunos países puedan adquirir esta categoría a través de la negociación de una suerte de tratado de libre comercio entre la AP como un todo y cada uno de ellos. Hoy se puede anunciar que Australia, Canadá, Nueva Zelandia y Singapur son los primeros en la lista.

Coincidencia o no, cabe recordar que en el 2005 Nueva Zelandia y Singapur, junto con Chile y Brunei, formaron el llamado P4, o Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica, instancia preliminar al que pasó a ser posteriormente el ahora agonizante TPP.

El probado compromiso de estos eventuales nuevos socios y la madurez exhibida por la Alianza permiten disipar en parte la incertidumbre provocada por los cambios que se están produciendo en la esfera internacional. Se podría decir que se ha comenzado a mover el eje del liderazgo en integración hacia este costado de la cuenca del Pacífico, proceso de por sí beneficioso para el desarrollo económico y la competitividad de nuestros países.

 

Nota: Esta columna de opinión fue publicada originalmente el viernes 4 de agosto de 2017 en el Boletín Informatino N° 9 del Programa de Estudios de la Alianza del Pacífico de la Universidad ICECI, de Colombia.

Temas: Noticias, Alianza del Pacifico

Escrito por Loreto Leyton

Descargar la publicación Perfiles Económicos Asia Pacífico 2016

Blog de la Fundación

La Fundación Chilena del Pacíficio es una alianza público-privada que articula la integración en el Pacífico, involucrando a empresarios, sector público y academia.

Suscribir al Boletín